±0 life

~nunca choveu que num estiara~

Constancia

Hoy día cumplo 34 años, pero la dura me importa una soberana raja esa huveada. Lo que sí que quiero destacar es que recién terminé las 60 lecciones de Pimsleur Tagalog y ando entero de pana. Llevaba desde el 5 escuchándolas camino de la pega, del súper, o de la chucha. O sea, un promedio de 1h18m diarios. Es piola el tagalo y ya lo sabía hablar un cachito, pero soy ñurdo con las partículas conectoras y los verbos culiados. Como cloteó la vía consciente, decidí probar la inconsciente.

El curso es re fome, onda puro repetir como un loro sin cachar ni una huevada, por eso es terrible importante estarte moviendo mientras lo escucháis. La selección del vocabulario es un pichintún random: los hueones a veces te enseñan una palabra tagala no la usa ni Dios, o una inglesa cuando te podrían haber enseñado la tagala, o mezclan cosas demasiado formales con informales. 'Ta bueno el acento del 1r. nivel, pero pal pico el hueón del 2º (no tiene palatización y tiene una entonación cuática; me tinca que es mayor).

Al fin de mi experimento, caché que sí que podís hablar tagalo con una parte no más del sistema verbal y mandar a la chucha lo que no cacháis si sóis mamerto como yo. Igual, aún hay hartas hueás que sigo sin cachar y unas cuántas que toca repasar (o volver a analizar sin apuro), que es lo que pienso hacer mientras cocino o almuerzo. Lo que queda de esta hueá es la sensación de éxito, ya que desde que comenzó la pandemia culiá me cuesta caleta mantener la constancia.

Qué lata que Pimsleur tenga puras lenguas que no me interesan, o que no sean exactamente las variedades que me tincaría aprender. Al menos tienen armenio occidental, con 10 lecciones no más, y urdu (con 30 lecciones, aunque pal hindi hay 60 y capaz podría saltar al nivel 2 al tiro). De armenio algo sí que cacho, ya que hice un cursillo en mi antigua U en 2019 mientras terminaba mi magíster, pero de urdu, no tengo chucha idea.

Igual, estaba puro esperando virarme de Japón pa' armar una nueva rutina, pero en volá me animo a empezar desde ya. Quisiera dedicar cualquier tiempo (obvio, unos minutos no más) a aprender lenguas (jante el tiempo que le dedique a Pimsleur cuando 'toy fuera), a la genealogía, a hacer algo de ejercicio, y a avanzar algo en la investigación no terminada de mi magíster.